28 sept. 2013

Plumas aplastadas.

Recuerdo que era libre hasta los huesos.
 Recuerdo que creía que iba a ser libre hasta el final.
Era tan libre que ni siquiera tenia en cuenta lo libre que era. 
Era como un pájaro que siempre iba a  tener algún rincón del cielo sin volar.

Las cañitas de bambú como flautas y las piedras musicales como tamborcitos. No faltaba la música y sin embargo tampoco tranquilidad. Desde mi hamaca paraguaya se veía el horizonte  y sobre el las nubes jugaban con sus formas y me hacían adivinar adivinanzas.
Me recostaba desnuda en el pasto a ver el  recorrido en forma de abanico que hacia el Sol en el cielo. Con el, la gama de colores y el tiempo jugaban a cambiar a cada momento. 
No había nada que se interpusiera entre mis ganas de realizar un deseo y la condición física del Universo; yo era aquella que tomaba largas siestas en balsas sobre el mar y paseaba a los perros en los aros de Saturno. 
Si la noche ya se hacia presente, la Luna se acomodaba para mi y me dejaba en su luz leer algunos cuentos  que un día un árbol me dejo por ahí.
No había nada que me recordara que todo esto iba a acabar; todo tenia un tinte infinito que hacia de mi boca una sonrisa, y a mis preocupaciones, pasajeras. Si algún día llegaba a saltar muy lejos de mi nube y no tenia que comer, al día siguiente crecía un manzano tan, tan alto que me rozaba las pestañas al despertar. 

Pero nada es infinito,   y aquí estoy.

No se que día paso esto, pues los números no tienen importancia para mi. Pero sucedió una mañana que me desperté y no estaba en mi acostumbrado verde y mi alto celeste; estaba en un gris angustiado y tenebroso. 
Abrí los ojos y me encontré dentro de cuatro muros y un anti-sol sobre mi. Parecía un lugar que prohibía terminantemente  la entrada de mariposas y el sonido de las sonrisas. 
Estuve un tiempo intentando entender si estaba soñando y aun no había despertado, o si tal vez me había caído del mundo y termine en alguna dimensión extraña. Eso podía ser por que a veces los elefantes y la tortuga que sostienen al globito se balancean y eso es muy peligroso. Y seguramente yo en ese momento estaba en algún abismo de por ahí, retando a las alturas, jugando a ser mayor.

La cuestión empezaba a desesperarme; estaba desnuda, sucia y con hambre entre cuatro paredes y un techo. Tenia la impresión por momentos de escuchar voces que venían desde afuera. No las entendía, no hablaban con mis palabras. Pero lo que si notaba es que fabulaban y esperaban que hiciera alguna gracia, o no se. Como esperando algún comportamiento extraño o que al fin hiciera lo que ellos pretendían que yo fuera  a hacer.
Llego un momento en el que estaba tan vencida y desvanecida que sentía a las paredes aproximarse hacia mi y al techo aplastarme el tórax, creándome una especie de asfixia o claustrofobia. 

Cuando era de día se veía todo pero no había luminosidad; mi cuerpo me pedía un poco de luz, estaba como amarilla y con falta de brillo en los ojos. 
En el momento de anochecer, la pequeña habitación se tornaba insufriblemente oscura y fría, dejándome en un rincón, apagada. Mis pupilas se agigantaban con los monstruos que creaba mi cabeza por las noches. Jamas he visto un monstruo, pero esta habitación creo y saco lo peor de mi. 
Hasta busque si había alguna pared imperfecta con un pequeño agujero, para ver si por ahí podía llegar a ver pasar a  una estrella fugaz. Pero siempre fue en vano.
Todos mis esfuerzos, mentales y físicos, estaban agotados de las ganas de salir de ahí.
 No había forma, no había manera de ingeniarse nada, por que nada había allí adentro mas que lo que quedaba de mi.  

He pasado 4 días y 4 noches sin dormir. Creo que un día de estos voy  a morirme con los ojos abiertos. Con miedo, por que yo no se que pueda pasarme en el siguiente minuto. Por que yo no pensaba en esto antes de haber caído aquí. 

Soy un perro viejo en una oxidada perrera.
Soy un   hombre cansado en la ventana de un loquero.
Soy  una niña indefensa en la mas absoluta y ajena guerra.
Soy un pajaro pequeño que alguna vez fue libre y hoy, solo penas le quedan.

Tal vez este sea mi infierno, tal vez alguien quiere que muera en mi adversidad.
El precio de haber sido libre, se paga con el recuerdo de haberlo sido. 





16 sept. 2013

Misa ricotera

Siempre me pasa igual al momento de decidir entre ir o no ir a un recital del Indio. Me pesa más el hecho de la distancia, el precio y los nuevos CDs; que por más redondos que sean algunos temas hay otros que me sacan las ganas. Aunque  La piba del Blockbuster, Pabellón Séptimo y Too beef or not to beef  son canciones que me gustan mucho, entre otras tantas canciones. También es entendible que aunque sea el mismo tipo ha cambiado un poco. El tiempo siempre nos cambia, y eso se refleja en todo. Y ni que hablar en las canciones, siempre somos uno diferente.
 Pero eso cambia cuando tiempo después, cuando ya dije "al próximo voy", y me entero el día del recital (que siempre está teñido de las ganas de estar en otro lugar) que los primeros temas que toca son de los Redondos. Y la re puta madre.
Me agarra una pena y automáticamente una rabia de querer estar apretujada de gente, la nariz helada, las zapatillas embarradas y la garganta muy muy gastada. Que haya empezado con Luzbelito, que haya cantado Juguetes perdidos y que haya terminado con Jijiji, no tiene precio. Es una daga total. Encima el sábado a la noche estaba en un bar donde pasaban Andi Chango, y cuando le pedí un solo puto tema de los Redondos a la mesera revoleó los ojos. Para matarla.


-
¿¡cómo no sentirme así!?
si ese perro sigue allí..
¿¡que podría ser peor!?
eso no me arregla.
eso no me arregla a mí..


---


Hubo un solo herido por un botellazo, otro chico de 25 años fue atropellado a la salida del show y por una fractura fue llevado al Hospital Central, y otro asistente fue auxiliado por bomberos. No se registraron robos, asaltos o peleas con arma de fuego o blanca.
“Con estos resultados, podemos decir que la intervención policial ha sido mínima si tenemos en cuenta la cantidad de personas congregadas. Todavía estamos sacando números y ellos también, pero creemos que son alrededor de 200 mil fanáticos los que fueron al espectáculo. Creemos haber cumplido con la misión de garantizar la seguridad de todo San Martín, no sólo del recital porque las novedades fueron muy leves. En mis 30 años de servicio, nunca vi algo similar. Esperábamos lo que pasó, muchos ebrios e intoxicados, que algunos de los asistentes usaran insultos para referirse a la policía, pero se le instruyó al personal para que entendiera que se trata de un público especial, que eso es parte del folclore de los ricoteros y lo manejamos bien”, dijo Silva.
El comisario agregó: “Se hicieron patrullajes durante todo el recital y después de que terminó y llevamos a muchos chicos totalmente borrachos a dormir la mona al polideportivo municipal. No se cuántos trasladamos, pero fueron muchos”.

Un hecho curioso fue descubierto por el propio Silva a las 4 de la madrugada, al encontrar a un chico atascado en un baño químico, totalmente cubierto de materia fecal, borracho y con un cuadro de hipotermia, a quien fue necesario asistir con la presencia de bomberos para sacarlo de la base del baño.
“Suponemos que estuvo saltando y se cayó, no sabemos realmente. Fue trasladado al Perrupato y quedó asistido allí, pero no tenía nada grave, parecía que se fracturó un brazo, pero nada serio”.


11 sept. 2013


Ya he visto todo
lo que estos ojos puedan ver;
he visto la sangre,
he visto el odio,
he visto al sol caer.

No quiero más aquí.
Ya he sentido todo,
lo que esta alma  pueda soportar.
Ya he mentido tanto,
que me convertí
en lo que odiaba ser.

Ya he oído tanto
que mis oídos sangran
y mis manos tiemblan,
por que así como quiero irme
no encuentro consuelo
en una eternidad
sin tocar
tus manos.

no creas que me tienes ganada;
que tan solo han pasado 5 primaveras.
jamás me has regalado un soneto,
ni escrito una carta.
ni reído de mi risa.
ni enamorado de mis guerras.


no creas que me tienes ganada;
solo ha pasado el tiempo.
sólo han aparecido algunas arrugas,
solo ha soplado el viento.


no creas que me tienes ganada,
que soy una diferente cada día,
enamora a la mujer de ayer,
a la que abrazas hoy
y a la que amarás mañana.

10 sept. 2013

barcos y cuadripléjicos


lo había terminado y me había encantado, pero la cague con el plateado ese (aunque me gusta por que mi papá nunca me regala nada y hoy fue la excepción)



y acá, personas con serios problemas mentales que publican en páginas anti marimba con declaraciones tan




4 sept. 2013

cambiar espadas por rosas

Es muy triste que la historia nunca cambie; los poderosos siempre usan el poder para apoderarse de las sonrisas, para jugar con las lágrimas, para robar sueños y  tierras ajenas. Lejanas.
 Atrás de cada carita se esconden miles y miles de ideales que vienen de años y años del desgraciado mal poder. Te engatuzan con una historia, con una propaganda y una careta que garpa; por que era negro, por que parecía serio, por que te envolvía su violado ideal. Y QUE siguen usando y tiñiendo la paz de un color a rojo sangre. Rojo traición. Rojo de la pasión. Por el poder.
El capitalismo norteamericano no es más que otro imperio de todos los que han desencadenado en historias trágicas. Acompañado de miles de muertes a cambio de algunas importantes sonrisas. Por que todo esto es guita y siempre lo va a ser. Atrás de los republicanos y los demócratas se esconden las mismas putas empresas y putas personas que cagan el mundo día tras día. Año tras año. Dejando al campesino donde siempre estuvo y al banquero donde siempre quiere  estar.
Todos los gobiernos caen, por que todo lo que sube tiene que bajar. Todos bajaron, dejando ruinas y rutas marginadas. Dejando la historia acomodada para seguirla empeorando, y para peor; convenciendo a quienes quieren de que todo está como debe estar.
Pero, ¿cuántas sonrisas más costará esta transicion?
¿Cuándo los ideales que lideren serán diferentes?



2 sept. 2013

Ironic- Alanis Morissette

Tenía ganas de escuchar una canción y busqué, busqué y la encontré. Tipo esas  canciones que tenían que existir, onda Like a Virgin, u One way or another. Estadounidenses, siempre. La canción está bárbara, y la mina también.
Ah, y también tenía ganas de ponerlo acá

y las mejores partes;

Un anciano cumplió 98
Ganó la lotería y murió el día siguiente.

Es una mosca negra en tu Chardonnay
Es un perdón de la pena de muerte 
Dos minutos demasiado tarde 
¿Es irónico… no lo crees?

Es como la lluvia, en el día de tu boda,
Es un pasaje gratis, cuando ya has pagado,
Es el buen consejo que tu simplemente no tomaste,
Quien lo hubiera pensado… 
-

Un atasco de tráfico cuando ya vas tarde

Un letrero de “no fumar” en tu hora de descanso
Es como diez mil cucharas 
Cuando todo lo que necesitas es un cuchillo 

Es conocer al hombre de mis sueños 
Y conocer a su bellísima esposa 
Y ¿es irónico… no lo crees? 

Un poco demasiado irónico… 

1 sept. 2013

principio de incertidumbre


Me despierto. Sola. Intento separar lo que es un sueño de la realidad, aunque eso no sea posible. Jamás es posible. Siempre conviven en nuestra cabeza las dos burbujas juntas; se fusionan a su conveniencia, se rién de nuestra vulnerabilidad; haciéndonos dudar y quebrando la piel. Cuántas historias empalagosas han nacido y muerto en nuestras cabezas? Arrastrándonos a rompernos la cabeza por días, meses.
 Años.
Empiezo el día con los sueños y los párpados cansados. Andarás tan hermoso como siempre y yo sin poder mirarte. Cada cosa pequeña que se puede perder, cada cosa pequeña que se puede recordar.
Tus brazos rodeando mi cintura, un beso a la mañana, una cucharita de paz antes de levantarnos de la cama.
Le quito las hojas secas a las flores que planté hace algunos días; no se por qué esto de la tierra no tiene que ver conmigo, cada vez que planto algo no crece. Siempre se terminan marchitando, durmiendo para siempre.
Leo las noticias y todo el mundo va igual; caerán misiles en Siria como llueven en Afganistan. Leo algunos blogs que siempre dicen lo mismo. El mismo café de siempre, los rulos reveldes, la ropa gastada.
Ando ganas de que me escriban un poema, un saludo, un buen día. Pero nada llega, y nada va a llegar; el día sigue su curso como si todavía estuviese en la cama; la tele encendida, las ganas de llorar.






potpurrí

Dejo tres cositas; un (aunque al principio sea medio denso) videazo, que muestra ese momento en el que mirás por la cerradura; donde ves que  las cosas no son como parecen, que atrás de un mensaje puede haber una mentira, que muchas veces es ambiguo lo que rescatamos de resolver una duda y entrar a un cuarto oscuro. que, a veces, se nos despiertan unos ticks en el cerebro que nos cambian la manera de todo.



segundo plato


 y de postre, un flaco grabó un video tipo Calles Salvajes en el tren Sarmiento, donde una cincuentona en el tren bastante loca y cachonda te perrea tirando a matar (al final se te suicidan los ojos)