10 jun. 2013

Canto de ballenas

Hay épocas en nuestras vidas donde todo remite a algo en particular. No importa a qué; es como si nos obsecionáramos, cuestionáramos ese "algo" y lo tengamos presente. Un mes te puede importar mucho tu peso, otro la pobreza en el mundo, el estar más cerca de tu mamá, o en que no te falte la droga para soportarla.

-



Recuerdo que no hace tanto estaba en una de esas noches de gran frio, puro zapping y mucho amor. En una de esas, me entretengo con una película genial que en realidad no recordaría bien cómo contarla, pero la recomendaría a cualquiera. Una escena muestra a un cirujano en medio de una operación, en total tranquilidad haciendo su trabajo. Al escuchar la música de fondo en la blanca habitación, la enfermera asistente le pregunta qué era ese ruido. El hombre le cuenta que es el sonido que emiten las ballenas, al comunicarse, o "cantar". Le explica que "está comprobado" que situan al cerebro en un estado de relajación.
 La enfermera le pregunta, entre curiosa y burlona, si sabía decirle sobre qué cantaban las ballenas cuando lo hacían, pero él respondió de una manera genuina, para hacerla sentir ingenua.
-Sobre qué van a cantar? De lo mismo de que nosotros, del amor y esas cosas...
"te extraño".
blabla..
"yo más".


-

Hace una semana me pasó algo parecido, estaba en un domingo de esos que prendés la televisión por inercia pura para saber que vas a hacer zapping. Pero otra vez  me pasó; caché una película que me llamó la atención por la calidad de la imagen y, obviamente, por Drew Barrymore. 
En la película hace del personaje de la representante de GreenPeace en Alaska, donde se la ve afligida, entre una historia de amor, sus diferencias ideológicas con los medios de comunicación, las multinacionales, y su inmenso amor por las ballenas.
Una película muy linda y reflexiva por cierto.


-


Ayer estaba caminando con mi bellísimo novio  y de pronto me dice que la que acababa de pasar era su ex. No me acuerdo qué dije, y listo.
 Al ratito me cuenta que se enteró de que está trabajando en una radio, y yo le pregunté si eso era lo que siempre había querido hacer. 
Y me contestó que no, que ella antes quería cuidar ballenas.


-



Hace media hora estaba mirando artículos pedorros en Terra y recordé unas tucas guardadas. Le mande la pipa y colgue con la música, eligiendo y viendo los videos. Cuando me dí cuenta no tenía más imaginación para eso y necesitaba escuchar algo.  No sabía que, pero quería escuchar algo que me guste. 


Y recordé lo del sonido de las ballenas.
Lo de la película.
Lo de su ex.
-






Y aquí estoy ahora, escribiendo en Blog y escuchando sonidos de ballenas.
Tranquila. Muy pancha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario