4 sept. 2013

cambiar espadas por rosas

Es muy triste que la historia nunca cambie; los poderosos siempre usan el poder para apoderarse de las sonrisas, para jugar con las lágrimas, para robar sueños y  tierras ajenas. Lejanas.
 Atrás de cada carita se esconden miles y miles de ideales que vienen de años y años del desgraciado mal poder. Te engatuzan con una historia, con una propaganda y una careta que garpa; por que era negro, por que parecía serio, por que te envolvía su violado ideal. Y QUE siguen usando y tiñiendo la paz de un color a rojo sangre. Rojo traición. Rojo de la pasión. Por el poder.
El capitalismo norteamericano no es más que otro imperio de todos los que han desencadenado en historias trágicas. Acompañado de miles de muertes a cambio de algunas importantes sonrisas. Por que todo esto es guita y siempre lo va a ser. Atrás de los republicanos y los demócratas se esconden las mismas putas empresas y putas personas que cagan el mundo día tras día. Año tras año. Dejando al campesino donde siempre estuvo y al banquero donde siempre quiere  estar.
Todos los gobiernos caen, por que todo lo que sube tiene que bajar. Todos bajaron, dejando ruinas y rutas marginadas. Dejando la historia acomodada para seguirla empeorando, y para peor; convenciendo a quienes quieren de que todo está como debe estar.
Pero, ¿cuántas sonrisas más costará esta transicion?
¿Cuándo los ideales que lideren serán diferentes?



11 comentarios:

  1. ¡Venceremos!, algún día venceremos.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Son los gendarmes del mundo. Hay que elegir gobiernos que no sean simples títeres, por eso todacvía les duele Nicaragua, Cuba, Venezuela, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para que la historia del ser humano tengo un final piola debería terminar con el capitalismo yankee. está buena la anécdota. la máquina se comió al hombre. ya no habia agua y todos se comian entre todos.
      ja :P estas cosas ya no cambian..

      Eliminar
  3. La hipocresía de EEUU parece no tener límites, temo qué consecuencias puede tener un ataque y más teniendo cerca de mi provincia dos bases militares. Aunque no me uno a la paranoia anti-yankee que demuestran ciertos sectores de la izquierda, que desde la guerra de Vietnam no cesa. Al-Assad merece un castigo, dejando a un lado el maquiavélico interés de los paises occidentales y dejando a un lado que emplease armas químicas.

    Un saludo, nele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que da pena, pero enfermandote de bronca siendo antiyanke no vas a lograr nada.
      por que se van a caer ellos solos. pero para eso falta mucha sangre más
      por donde vivis? mal ahi loco

      Eliminar
  4. Se nota que estás desencantada! A mí me gusta bastante la fórmula de Gramsci, que habla de "pesimismo del intelecto y optimismo de la voluntad". Y mejor todavía, esta cita de Oscar Terán (uno de los mejores profes que tuve): “el optimismo suele ser un sentimiento bobo, y el pesimismo suele ser trivial y convocar a la pereza intelectual. Prefiero la esperanza, y aquí me gusta citar a Octavio Paz cuando decía que quien conoció la esperanza ya no la olvida. La sigue buscando bajo todos los cielos; entre todos los hombres, entre todas las mujeres...”.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que lindo. es verdad, el pesimismo lleva a la pereza. a la pereza soñadora pero dormida.
      otros para tis!

      Eliminar
  5. Te robo la imagen de abajo.
    Cambiemos las espadas, pero no por rosas.
    Porque Rosas también era un hijo de puta.

    ResponderEliminar