1 sept. 2013

principio de incertidumbre


Me despierto. Sola. Intento separar lo que es un sueño de la realidad, aunque eso no sea posible. Jamás es posible. Siempre conviven en nuestra cabeza las dos burbujas juntas; se fusionan a su conveniencia, se rién de nuestra vulnerabilidad; haciéndonos dudar y quebrando la piel. Cuántas historias empalagosas han nacido y muerto en nuestras cabezas? Arrastrándonos a rompernos la cabeza por días, meses.
 Años.
Empiezo el día con los sueños y los párpados cansados. Andarás tan hermoso como siempre y yo sin poder mirarte. Cada cosa pequeña que se puede perder, cada cosa pequeña que se puede recordar.
Tus brazos rodeando mi cintura, un beso a la mañana, una cucharita de paz antes de levantarnos de la cama.
Le quito las hojas secas a las flores que planté hace algunos días; no se por qué esto de la tierra no tiene que ver conmigo, cada vez que planto algo no crece. Siempre se terminan marchitando, durmiendo para siempre.
Leo las noticias y todo el mundo va igual; caerán misiles en Siria como llueven en Afganistan. Leo algunos blogs que siempre dicen lo mismo. El mismo café de siempre, los rulos reveldes, la ropa gastada.
Ando ganas de que me escriban un poema, un saludo, un buen día. Pero nada llega, y nada va a llegar; el día sigue su curso como si todavía estuviese en la cama; la tele encendida, las ganas de llorar.






5 comentarios:

  1. Entonces preferiría seguir durmiendo y no despertar por el resto del día...

    Me suele suceder lo mismo en ocasiones :p

    ResponderEliminar
  2. si, lo he tomado en cuenta y hecho varios días de mi vida, pero a veces por más domingo que sea tenés que levantarte :P

    ResponderEliminar
  3. Las plantas, para crecer, también necesitan sus poemas.
    La caricia justa de la luz,
    la métrica exacta que ascienda líquida por sus verdes venas,
    el alentador abrazo del aire,
    la noche y, a veces, la brisa.
    No hay ser vivo que no reclame y precise, para vivir, un poema.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, tal vez subestimé. qué lindo eso, poesía. cómo no iban a tenerla las plantas? qué torpe

      Eliminar
  4. No camines delante de mí, puede que no te siga.
    No camines detrás de mí, puede que no te guíe.
    Camina junto a mí y sé mi amigo.

    Albert Camus

    ResponderEliminar