5 dic. 2013

Días de calma.

Me encantan los días así, la paz que siento es inmensa. Vuelvo caminando por Larroque con los auriculares puestos; debería haberme tomado el bondi hace 3 cuadras, pero prefiero caminarlas, fumando un cigarro, cantando lo que esté en la reproducción del celular. Cantando, por que me gusta. Cantando, por que veo que la gente ya no lo hace. O se lo guarda para dentro de sus casas, o en boliches, alcoholizados. A mi me gusta así, caminando, tarareando, gritando. Me preguntan por la calle Pueyrredón, contesto, y sigo.
Llego a casa, como de costumbre no hay peloteros, ni música, ni payasos. Está como apagada, aburrida. Las perras se me abalanzan encima como si estuvieran esperando el milagro de verme a cada segundo. Milita siempre me espera sentada en el medio de la escalera; atenta a la puerta, a la ventana, a la calle. Entro al baño para hacer pis y siempre Kali se mete en una zambullida antes de que cierre la puerta. Mientras, la mimo un poco.
Abro todas las puertas y ventanas de la casa. Por lo general mi piesa es un desastre, y por lo general no tengo ganas de ordenarla. Aunque por épocas sí, o momentos, qué se yo. Eso siempre depende de cómo ande mi cabeza; la piesa de uno es el reflejo de su cabeza (hace unos días arrrrrrranqué todo lo que tenía pegado en la pared, ahora me quedó horrible pero bue, aunque un poco más presentable y ordenada). La quiero pintar de naranja, estos días, o antes de que termine este año.
Prendo la radio, bien fuerte, que se escuche en toda la casa. Música, siempre música, a menos que tenga ganas de escuchar la Pop. La radio que escucho últimamente es una que la descubrí, simplemente, por ponerme en frente de la radio y decir "pensá un número que quede lindo" y me salio 94.7. Y ahí está, todos los días prendida, es buenísima. Caché encima justo una de Lomas de Zamora. Tiene un nombre pedorro, pero bue.
Me molesta cuando no hay música en casa, me suena a la casa de Mente Siniestra, muy tajante, sobria, aburrida.
Por lo general cuando llego el loro está en un momento aburrido, por que nadie le da bola como para que se divierta. Puede estar horas y horas sin agua o un juguete y acá a todos les importa un p2. Me pasa a veces cuando estoy afuera que me lo imagino horas y horas sin saber qué hacer. Y no me vengan a decir que es un loro y que no se aburre y que no se qué, por que lo conozco más que nadie y tiene más alma que muchas personas.
Religiosamente todos los días le traigo algo de la calle; alguna plantita que encontré rara, algo de por ahí (una hebilla, un cable, alguna boludez) por que le encanta desarmar cosas; tiene récords en romper broches de colgar la ropa en menos de 5 segundos (mi mamá, obviamente, compra seguido eso a las puteadas)
Le lleno de ramas, hojas y flores la jaula todos los días.El está afuera igual.  Verduras, palos para asomarse y mirar un poco más alto, el cielo. Baja la cabecita, me deja hacerle mimos en el cuello, la cabecita. Todo. Cuando fumo porro se me acerca para que le tire el humo, le encanta.  Y cuando bosteza es muy tierno, y cuando dá la patita mucho más.
Ordeno un poco la casa por que generalmente es un desastre; para mimetizarse con mi piesa, seguro. Está  muy vieja, debe tener 100 años. Estilo chorizo, onda italiana o algo así. Es muy parecida a la de Esperando a la Carroza. Está dejada, pero la quiero igual. No me imagino en otra, ni tampoco podría ser de esas personas que se mudan cada dos por tres.
Cuando no me hinchan las bolas para hacerlo, me encanta ordenar y limpiar. Muchos adornos (o casi todos, para que no parezca tan fantasma) los hice o traje yo.  Las plantas y las flores también, regarlas y cuidarlas me hace muy bien. Es placentero, es divertido.
Y siempre termino en lo mismo, en el patio leyendo un libro o en el comedor, como ahora, tomando mates y bloggeando un rato. Siempre con la luz apagada, por más que sean las 7, 8 de la tarde. Detesto a las personas que prenden la luz de día en lugares donde el sol entra, me enoja mucho. Me gusta aprovechar el último saludo del sol antes de irse a dormir.





11 comentarios:

  1. ¿Será por eso que detesto a mi vieja? Toda la vida, con la luz prendida, todo el día. Así tenga el sol de las cinco de la tarde dando de lleno sobre el ventanal, ella con la luz prendida. Pensé que era el único que odiaba ese tipo de detalles :p
    Me gusta la última foto :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay dios me enferma! qué necesidaaaaaaaaaaaaaaaaaaad? Y lo peor es que la apagás y la vuelven a prender!!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja! Tal cual!... Y por casualidad, ¿no le gustan los desodorantes de ambiente? (¿De esos que tienen un olor bien artificial, cuanto más artificial mejor? :p)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja en casa hay uno con olor a "bebé" (que alguien me explique cómo puede ser eso?!) o los hay con olor a navidad, por favor. jajaja

      Eliminar
  4. Quizá la señora tuviera un problema en la vista y no se haya dado cuenta todavía...

    Es una opción

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. usan lentes, pero tampoco para tanto!

      Eliminar
    2. es más de hinchapelotas que por otra cosa :P

      Eliminar
  5. Por un momento me he visto dando una vuelta por tu piesa, como si la estuviera viendo, hasta el loro en el momento aburrido antes de llegar. Me gusta ese estilo ágil que tienes de contar las cosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja igual ahora está todo ordenado, el finde va a llover :p
      gracias!

      Eliminar
  6. No hay mejor momento que un momento de calma

    ResponderEliminar