14 abr. 2014

Ardiente cometa

¿Por qué tu, que no mereces ser de estas tierras, 
te vienes a estrellar en mi cabeza,
como un bestial cometa?

¿A caso no ves las distancias?

Mueves mi piso
Mueves mi alma
Mueves mi casa

Eres ese temblor, ese terremoto,
del que no quiero dejar nunca
de ser la maldita víctima.

El mundo se ha borrado 
tantas veces al tocar tu piel,
que ya me convenzo que eres tú,
ardiente cometa,
la llave al paraíso
que no soñé jamás.

6 comentarios:

  1. hay gente con suerte. A algunos los atropella un cometa, a otros un tranvía o un ciclomotor sin seguro.
    Suerte para vos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan esos paraisos no imaginados... y mucho.

    Enanos sobre lomos de gigantes?

    Un beso y tu cafelito con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojalá fuese así la historia, de pequeños hombres que logran domar a los gigantes, pero ya contaré el por qué :)
      besos! quiero ese café! ¿dónde lo canjeo?

      Eliminar
  3. Si trae la llave del Paraíso, bienvenido sea el cometa.

    ResponderEliminar