12 ago. 2014

Mi niña bonita

Mi niña a veces llora,
y a veces canta;
Algunas veces corre,
y otras veces baila.

Mi niña le ha pintado
colores nuevos
al arco iris.

Mi niña me abraza fuerte
cuando siente que tengo
días tristes.

Mi pequeña niña me cuenta
que está asustada,
que se siente mareada.
Porque dice ella estar encarcelada
en este envoltorio  de adulto.
De corazas y máscaras.

Pero yo le digo a mi niña
¿A dónde vas?
No corras.
Baila.
Cada vez que lloras,
se agrieta mi corazón.

Enséñame a llevar tu risa.
A andar sin prisa.
A caminar por la corniza.
Sin más que mi confianza. 



Dejame entrar en tu vestido.
Hazme un lugar en tu nido.
Para dejar en el olvido
estas penas baratas.

Haz rayones en las paredes,
Haz piruetas en la cama.
Lleva los sueños de tu almohada
A este mundo sin mapas.

Pinta tu vestido,
del color que más te guste.
Nunca pierdas la sonrisa.
Nunca dejes de achinar.
Mira la luna dorada,
mira que grande está.

Mi niña es más profunda
y más liviana.
Baila y canta mi niña,
que esta mujer te necesita
para no olvidarse de bailar.

Gigante o pequeña,
siempre seré esa nena,
que no dejé de ser
nunca.





11 comentarios:

  1. Hemos crecido, madurado (in/e)-volucionado, aún así los niños nos pueden enseñar mucho, no dejemos de escucharlos/nos.

    ResponderEliminar
  2. que sigas siendo como tu gran poesía Belen!!!

    ResponderEliminar
  3. Espero que tu niña crezca con unas hermosas halas, les envió un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nuestro niños pasados piden a gritos algo de emoción. Lindo poema.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Habría que evitar alimentar nuestro cerebro desde niños, para evitar el traspaso del mágico mundo infantil, al triste mundo racional. Eximio poema.

    ResponderEliminar
  6. que hermoso, que linda nena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué hermoso poema a una misma! Me encantó. Siempre es lindo visitarte, Belen.
    ¡Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  8. Disfruten ahora, antes de que el tiempo pase más rápido de lo que podamos darnos cuenta.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno Belén.
    Vos sabés que muchas veces cuando he estado mal, cerré los ojos y empecé a traer recuerdos de la infancia. Como si estuviera viendo una película.
    Es sanador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar