1 dic. 2014

EL PERRO MANSO



El perro manso mira el prado.

Nota de a ratos que todo lo claro

se desvanece y un manto

negro

cubre el cielo y trae los vientos
tibios, que lo acarician cuando
se acuesta a ver bailar al sol
en abanico
de un lado al otro lado.


El perro en el prado bosteza calmo

no tiene dueño no tiene amo

no sabe de tiempos

ni sabe de horarios

Desde la tierra cuna

mira a la luna

y desde allí ve difusas

las estrellas y las aventuras

que cuelgan de su cielo

que giran y giran

adornando el techo.


¿Por qué al perro no le asustan las sombras?

¿Por qué las lágrimas no se evaporan?

¿Por qué el tiempo me gasta las pasiones?

¿Por qué mi ángel se fue de viaje?

¿No puedo ser yo el perro un instante?

5 comentarios:

  1. Bendición de perros, ya quisieran muchos perros con dos patas ser como este.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Los perros tambien sufren. (blogger se traga mis comentarios).

    ResponderEliminar
  3. Los perros también tienen emociones, también sufren, también extrañan.
    Y tal vez también tengan preguntas sin respuestas.

    ResponderEliminar
  4. Si bien esto es subjetivo, no creo que el poema apunte a que los perros no tienen sentimeintos..sino que ellos contemplan de una forma mas eficiente las pequeñas cosas de la vida...del mundo..

    ResponderEliminar
  5. Me tocaste una fibra sensible. El perro fiel plantado ante la inmensidad.

    ResponderEliminar