30 jul. 2015

Duermes

sólo una vela te alumbra
y aún asi puedo ver
tu luna llena.

las sábanas aguardan,
impacientes, como yo
a que te muevas un poquito
para hacerle cosquillas a tus pies . . .

¿por cuántos caminos rosados
andarás brincando ahora?
¿seré yo quien te toma de la mano?

*

1 comentario: