23 jul. 2010

Casualidades

Siempre imaginé la vida como una selva llena de plantas gigantes. Uno constantemente tiene que abrirse camino para poder pasar por ellas y seguir hacia adelante. No creo que ningún camino ya este trazado; por ende, no creo en el destino. Pero se me hace muy difícil pensar en las casualidades. Hay realmente casualidades sorprendentes. Y no lo digo por el número 11 con respecto a la caída de las Torres Gemelas, ni algunas cohincidencias de Sudáfrica 10' con México 86'. Hablo de casualidades cotidianas, casualidades que no aparecen en los noticieros ni en el Clarín.
Por ejemplo, supongamos que estabas a punto de ir a la casa de un amigo, y de pronto tu hermana te pide que te quedes en casa para que la ayudes con cosas de la casa; una hora después, te enterás que en la casa de tu amigo fueron a robar y pasaron cosas desastrozas. 'Por algo' no estuviste ahí.
O la casualidad de que ese día de viento hayas ido a pasear a tu perro por Plaza Italia y ahi estaba él, el que ahora es tu marido después de 5 largos años...¿Qué hubiera pasado si tu hermana no te decía que te quedes en casa? ¿Qué hubiera sido de tu estado civil si no hubieras ido a Plaza Italia?
¿Qué hubiera sido de la Argentina si tirábamos esa bomba atómica de la que tanto se habló?¿Qué hubiera sido de nosotros dos si esa noche no te cruzaba por Alsina? ¿Qué hubiera pasado con África si Mandela no hubiera nacido?
No se, me puse a pensar...Tal vez exista el destino, tal vez no...

No hay comentarios:

Publicar un comentario