18 jun. 2013

de versos melosos


 Todo lo nuestro  actua como un  muro,
de esos grandotes,
 para detener a las cosas
 que nos molestan, 
duelen o inquietan. 

Pintada para la guerra en el combate
acurrucada en nuestra trinchera,
para protegernos,
Mi guerrillero.

 Sin querer o intentándolo
me alegra el día,
me regala una sonrisa,
o una florcita de por ahí.

Algo así como una especie de solcito
que te da calor y luz
sombra y energía
Mi pequeño sol


Inundada en tus raices
abrazada por tus ramas
Tranquila en tu copa.

Todo esto que tenemos es algo de lo que le falta al mundo


2 comentarios:

  1. ¿Qué flor, en ésta era de mundos virtuales, no es un rayo de sol en nuestras manos?

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar