22 ago. 2013

cada loco con su tema

Nunca fui a ver a mi vieja cuando estaba en la Clínica Estrada; me contaba mi papá hace un tiempo que era un lugar tipo The Walkin Dead, donde por un pasillo ibas a ver a el paciente con tu carnet de visitante y para entrar debías pasar por un pasillo donde todos caminaban entre medio vivos y medio muertos pidiéndote plata, comida, cigarros, charla o solo molestar. Encimándose. Un lugar lúgubre y dejado, de esas clínicas que en vez de "curar", enferman.
No llegué a ir ahí pero si la fui a ver bastantes veces al actual psiquiátrico que está ahora, la Clínica privada de Banfield, por allá por el otro lado de la estación.
Recuerdo que antes de entrar dejaba la mochila en un loocker con mis cosas. Entraba solo con el carnetcito, algún jugo, galletitas y puchos. Entraba con solo 3 o 4 puchos; si llevaba el paquete entero era devorado en cuestión de minutos. Recuerdo que una mina de unos 20 años estaba ahí por el paco y me pedía casi con un cuchillo imaginario, y lo peor es que tenía estrictamente restringido el tabaco, por una operación heavy del corazón.

Siempre había un tipo que no paraba de caminar. Entraba dentro del estereotipo del loquito de guerra, del patriota enfermo de patria. Seguramente haya caído en las Malvinas.
Llevaba 6 carteritas puestas al mismo costado, una riñonera; shorts y una radio  "pegada" en el oído, sostenida por una bincha gigante.
Pasaba por todo el patio de recreación hablando solo y quemándose la cabeza. Solo, siempre solo, mostrando frialdad y dejando en claro que piensa que allí son todos locos menos él, que su causa es justa; que su guerra continua. Había algo en él que me gustaba, no se si era que se parecía a Hugh Laurie o que en realidad sus ojos pedían un abrazo, un oído amigo.
Lo que son los caparazones...


Me causó gracia por ahí; había dos viejitos sentados al sol; uno mira al otro y le señala entre balbuceos que se le estaba cayendo la baba;
el otro lo mira de inmediato y le dice que  él también.

Había una pibita que entre cumbias y pacos quedó plasmada en un habla rancio y poco defendible, no se le entendía casi nada. Mi mamá seguramente habla de mí ahí, y algunos allegados a ella me reconocían, "-ella es Belén, la más chiquita" "-qué bueno, vinieron a verte Graciela!  se parece a vos" bla, bla bla...
La mina vio que le llevé algo para leer (no recuerdo que) a mi  mamá y me pidió por favor si algún día le podía llevar algo por que no tiene a quien pedirle. A medida que iba entendiendo le iba diciendo que si, que me pidiera cualquier libro que se lo iba a traer. Me dijo que le encantaba Borges, que siempre que quería leer algo, aunque sea cada asunción de Papa, elegía algo de Borges. Me sorprendió la flaquita; le pregunté cual quería y me dijo que cualquiera. Que no me olvidara. Que me iba a estar esperando.
A los días fui a mi casa y le imprimí el Aleph, lindo cuentillo.
Cuando se lo llevé en realidad ya ni se acordaba, debe estar cansada de que le rompan las promesas, pero bueno...ojalá le haya gustado; también le transcribí otro cuento muy lindo.
Hay otros cielos  donde ir a cantar 
Es muy triste que haya gente en psiquiátricos y otros tipos de clínicas que quedan olvidados por ahi, enfermos para siempre, guardaditos pa no joder hasta el final...Es muy importante en estos casos el sostén familiar, por que en realidad es lo único que uno tiene ahí. Pero bueno, qué se yo, cada familia un mundo...

Y los cuadros que hacen ahí! Preciosísimos, imaginate lo que se puede explayar en un lienzo con tanta nostalgia y paredes al rededor; no hay mal que por bien no venga, eh? Un cuadro más bello que otro, cada mural con un mensaje directo. cada mirada con un cuento que contar.

por último, las caminatas más cargadas eran las de la clínica hasta mi casa; el bondi, las 15 cuadras. Era todo un tramo lleno de sensaciones extrañas, saber que salí y que se quedan ahí; saber que sus realidades son así y pocas veces pueden cambiar. El cansancio mental que tenía ahí dentro, el asombro o la impotencia que sentís ahí no la sentís en otro lado.


16 comentarios:

  1. Yo estuve tres meses internado en un psiquiátrico. En la clínica dharma y se de lo que estas hablando. Hay muchas personas que están ahí por tanto tiempo, completamente olvidados, hasta ellos se olvidaron que aún están vivos. De alguna manera yo fui igual durante ese tiempo, y de ninguna manera me gustaría volver a pesar de haber conocido a gente interesante con la cual compartir traumas xD y si, me hacían pintar y escribir jaja gracias por tu comentario en mi blog y no entendí tu pregunta acerca de las fotos...de todas formas amo tu forma de escribir.

    ResponderEliminar
  2. lo bueno que sacás de eso es que volviste a la ''libertad'' y ahora la podrías disfrutar más, olvidando ese clima de puros traumas.
    nah, me llamó la atención la seguidilla de fotos, tepreguntaba si era de alguna produccion de internet/bandas/fotos
    gracias corazon <3 la tuya es muy linda tambien

    ResponderEliminar
  3. Esa sí que es una experiencia jodida, tanto para el que está ahí dentro como los que se ocupan de ellos, no sólo los médicos y enfermeros sino la familia que queda desgarrada entre un interior inalcanzable y un exterior inabarcable...

    Saludos y Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  4. olvidate...muchas familias desaparecen. por mi parte y en muchos otros casos se hace lo q se puede
    besoooooooles

    ResponderEliminar
  5. Buf, no me imagino tu sensación aunque quiera...

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. No vivo lo que vos, pero sí el tema me toca de cerca, no estuve en ese estado ni cerca, y espero no estarlo nunca, pero sí me toca por flia algo similar.
    Creo que trabajar por la cura de personas en estados mentales complejos es una misión casi imposible, pero yo no creo en imposibles, creo que los imposibles van atados a un momento en el tiempo y no en lo perpetuo, y aún así creo que va de la mano de la voluntad, la de cada uno.

    Saludo y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que el tema va mas allá de posibles e imposibles...mientas nos vivan mostrando que la cura podrida de los medicamentos es la que funka, las cosas no van a cambiar; vas a seguir tragándote las mismas 5 pastillas por día por el resto de tu vida y el merkado de los fármacos va a seguir encadenandote y enriqueciéndose. te puedo jurar que sonrisas, música y un oído los anima mil veces mas que una pastillita de mierda

      saludos para ti! y el animo se lo dejamos a otras personas que lo necesitan, no estoy mal che! lo vivo desde que nací
      mua <3

      Eliminar
    2. No se trata tampoco de demonisar a los medicamentos, el tema es que se abusa de ellos, y por ende, se abusa de las personas. Obvio, es flor de industria, millonaria, se impone por las buenas o las malas. Ni que hablar, a todos nos hacen bien esas cosas, cuanti más a ellos, en definitiva de sonrisas, oídos que te quieran escuchar, música y demás situaciones que nos relacionan entre las personas se trata la vida, aunque nos quieran hacer creer que se trata de tener un título o mucho dinero. Que también son necesarios, pero no se les da el valor justo.

      Lo de ánimo no era creyendo que estés mal, y que lo vivas desde que naciste no quiere decir que no hayan momentos en que duela y bajonee. Simplemente te quise transmitir eso, un sentimiento positivo de parte de alguien que te entiende porque comparte una situación parecida.

      Otro saludo (ánimo de nuevo no, no sea cosa que te enojes :P)

      Eliminar
    3. ah ah bueno ahí si tenés razon, todos tenemos días en que nos explota el calefón..

      Eliminar
  7. sacaste corales a los pasillos... bella tu mirada

    placer leerte la danza de enanos y gigantes!

    salud!

    ResponderEliminar
  8. gracias reina! tu lugarcito es hermoso tambien.

    ResponderEliminar
  9. Cuántas sensaciones mezcladas, no?

    ResponderEliminar
  10. Ufff gran relato. Siempre pense cual es el limite entre el cual se define "vos estas loco estas adentro, vos estas cuerdo estas afuera", no creo que los de "afuera" esten muy sanos en la realidad que se los hace vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se, mal. cuántos de afuera deberíamos estar adentro.
      en realidad...afuera de que? aca "afuera" nos tienen bastante enjaulados

      Eliminar
  11. Me encantó. Gracias por compartirlo.
    Lo más parecido que he vivido fue visitar a mi bisabuela cuando estaba en un geriátrico. Ahí también había gente mentalmente deteriorada, con el correr del tiempo mi bisabuela incluso.
    El confinamiento no ayuda en nada, me parece, sino todo lo contrario.
    Me emocionó mucho lo de la mujer que quería cosas para leer.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre que puedo me tomo el tiempo de leer un poco los blogs, comento está entrada en particular, porque me toca también desde el lugar de visitante, hace no mucho tiempo atrás. Me gusto mucho tu perspectiva del lugar, es difícil no llevarte sólo los grises y la tristeza de estos tus lugares, vos te llevaste el arte y la literatura, nunca menos. Ojalá mi mirada cambie un poco también y no sean sólo grises.

    Gracias por pasar por mi espacio linda, un beso

    ResponderEliminar