18 ago. 2013

es la primera vez que no quiero nada en el día del niño. debe ser que se me hace medio descarado pedir un regalo en este día; tengo el costado del ojo morado de un golpe borracho de ayer. O tal vez no tenga nada de malo eso, y siga siendo una niña.
cuando sos un guachito querés ser grande y  hacer las cosas que hacen los grandes para hacer saber que son grandes. Cuando sos alto y tenés bigote, querés volver a ver supercampeones y comerte los mocos. O por lo menos no estar tan cargado de mierda, no saber que hay dos caras en una misma moneda. O lo que vale una moneda, o saber lo que es no tener una moneda.
en fin... deberíamos dejar de hinchar las pelotas un poquito, ser chiquitos cuando somos chiquitos y acostumbrarnos a ser grandes cuando somos grandes.

 aquí uno de mis tatuajes, no me voy a poner a explicar nada, sólo que conmemora la pureza que tiene un alma pequeña.

17 comentarios:

  1. Los sombreros, las boas... que lindo tatuaje.
    La verdad que sí, siempre queremos lo que no tenemos y cuando lo obtenemos, nos damos cuenta de que no es la gran cosa, queriendo volver a cosas imposibles. Es así, nada nos conforma, es como la mina que tiene rulos y quiere el pelo lacio, y viceversa. Somos unos histéricos de mierda.
    Yo quería algo pero en esta etapa hormonal de mi vida todo me resulta caro y me da culpa suicida pedirle cosas a mi vieja, así que lo reservo para cuando cumpla quince, o eso supongo. Escribís genial, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eh! yo tengo rulos y quiero el pelo lacio, nooooooo. que mal desde el vamos que está mal :P
      somos unos bichos muy rompes!
      eso de la culpa suicida que mencionás transformó mi vida en un pseudo hippismo horrible, la plata en ciertas familias kema la cabeza.
      besos preciosa

      Eliminar
  2. Hablamos de guerra sin saber qué significa esa palabra.
    Gracias por seguir mi blog, te devuelvo el gesto desde Sevilla.

    Un saludo desde mi paracaídas ardiendo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando somos niños estamos ansiosos por entender el mundo, cuando crecemos nos damos cuenta que no lo podemos entender y peor aun, nos rendimos y queremos volver a ser aquellos niños pero ahora con la experiencia de lo que es el mundo y con la intención de no mirar a atrás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pa qué mierda queremos ser grandes y entender desde chiquitos? ver las cosas de manera inexplicable debe tener otro sabor..
      otro para tís!

      Eliminar
  4. Bueno sería que quisieras algo a tu edad :P.
    Hay que disfrutar cada etapa, hay tiempo para todo, aunque pensemos que no alcanza.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  5. el principito, creo que es el primer libro que nos llama la atención de chicos, tiene algo hermoso pero siniestro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosé, me parecía media diabólica la historia. Supongo que es algo personal.

      Eliminar
    2. jajajaja necesito saber por que eso jaja

      Eliminar
  6. Bonito tatuaje, es la boa del principito, no?

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hermoso tatuaje, simple quizá, pero no por eso menos emotivo...

    Saludos

    J

    ResponderEliminar
  8. tan simple que parece de lapicera!

    ResponderEliminar
  9. Una boa, un sombrero, un caracol, una colina, un helado derretido... o la placenta que envuelve tus sueños.

    Salud!

    ResponderEliminar