16 ago. 2013

en puntitas de pie

No lo asimilamos cotidianamente, no lo tenemos en la cabeza. Podemos mirar al cielo un par de veces a la semana, pero lo único que podemos llegar a exclamar es
Qué linda luna
Qué fuerte está el sol
Cuántas nubes negras
Se va a largar
Consumiendo solo la información que nos interesa, por que todo aquello que anda afuera lo vemos ajeno. También por que nos da miedo en el fondo, si actuáramos con el indispensable de sentido, como hacen las bacterias por ejemplo, no le daríamos importancia a las cosas que nos rodean. Serían ecuaciones sin sentido.
 Imaginamos muchas cosas en el pasado. Fabulábamos entre mitos y dioses buscando respuestas y aún seguíamos encontrando preguntas. Eramos como un bebe naciendo. Ahora pasó el tiempo y estamos entendiendo de lo que somos parte. Espiando en puntitas de pie a la ventana que da a esa verdad.
Somos una nada anónima que piensa por ahí, pero que a la vez nos creemos los reyes de todo.
Y lo peor
Lo peor es que nos creemos eternos. Nos las damos de.

Encima tenemos el tupé de arrebatarle de a poco la vida al planeta que nos dio un lugar. Es como una tragedia; el niño matando a su madre.
y lo más desalentador no es solo que el mundo es irreparable, si no que se puede destruir aún un poco más.







pero ni l mundo es irreparable y se puede destruir aún más

3 comentarios:

  1. Creo que hay algo que es eterno, no se si alma, no se si consciencia, si no eterno al menos trasciende esta existencia.

    Creo que estamos mucho más lejos de esa ventana como para alcazarla, ni en puntitas de pie, ni subiéndonos a un banco.

    Lo de lo egocéntrico que se puede ser, si, puede ser asqueante, y no estamos a salvo de ello nadie.

    El daño que se le hace a la tierra es terrible, pero creo que no es irreversible. Más triste es el daño que nos hacemos entre nosotros.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  2. si olvidate, la ventanita ni se debe ver!

    ResponderEliminar
  3. peeeeeeeeeeeeeero estamos mas cerca que antes

    ResponderEliminar