24 abr. 2014


La muerte se olvidó de mí

La muerte se olvidó de mi.
Me vio pasar y me esquivó.
Me olió la nuca y se alejó.
Mil veces fue así.

He visto morir a los míos.
He visto morir a los tuyos.
He visto al mundo derrumbarse.
He visto al sol oscurecer.

Ya no aguanto más los huesos.
Ya no siento más la sangre.
Hace trescientos quince años,
que estoy esperándote.

He visto la vida pasar.
La muerte se olvidó de mí.
¿Quién dijo que la inmortalidad
iba a ser mejor que morir?

7 comentarios:

  1. La inmortalidad tiene que ser muy aburrida; yo preferiría largarme a los 150 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmmmmmm, si, ponele, si te mantenés bien a esa edad, dale :P

      Eliminar
  2. Eso...No hay nada peor que ver partir a los tuyos... La inmortalidad sin duda no es la mejor condición!

    ResponderEliminar
  3. Que raro. Por alguna razón no me saltan las actualizaciones de este blog en blogger. Después veré. Hermosa poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tuve problemas con el señor blogger yo también, mi abogado tomará cartas en el asunto

      Eliminar
  4. ¿Quien no tuvo problemas con don Blogger?

    Y lo malo de inmortalidad sería la inmortalidad en solitario. Si hubiera más de uno sólo, tal vez se harían compañía.

    ResponderEliminar