31 may. 2014

Malas prioridades

Toda simpleza merece una duda. Por momentos cuando paso días tan tranquilos en el ruidoso Buenos Aires (encima ganó Banfield, hay bocinazos y banderas por doquier) me resulta un poco sospechoso; se me ocurre pensar en qué tan cerrados tengo los ojos,  por qué es que me siento sorda aún teniendo oídos, por qué es que no me llega nada. La burbuja de la irremediable individualidad es inmensa. Y obviamente este post empieza por un lado y termina en el Congo.

Hablando del Congo, ¿Por qué desde que nacemos sabemos que hay tanta muerte atroz y hambre descomunal en Africa y también sabemos que nunca se resuelve nada? ¿No creen que con los negocios indiscutiblemente fructíferos de Africa (generalizando) se resolverían muchos conflictos sociales, como por ejemplo la salud? ¿A caso es que ya no nacen más Mandelas? Hasta en la Sabana gana el billete. Y otro negro muere. 

¿Por qué todavía no hay agua potable "para todos" en el Chaco? ¿Y en India? ¿O China? ¿Por qué con tanto mal aire los "más inteligentes" de Oriente no cambian empresas por más personas saludables? ¿Tan poco sutiles son al demostrar que no les importa?
Toda esa política ambiental muere cuando el contrato y la bolsa de billetes está sobre la mesa. 
¿Por qué los que nos tienen que cuidar, entre comillas, no nos cuidan tanto? ¿Vale entonces todo ese derecho que les damos por sobre nosotros? 
¿No estaremos siendo tontos?

¿Por qué todos sabemos que Constitución es un lugar de historias terribles y eso nunca cambia? ¿Ya nos vamos acostumbrando a no pasar por Constitución después de las nueve de la noche?

En la guerra siria murieron y mueren más de 150.000 personas, 5 millones de niños afectados, tantos exiliados y mundos cambiados que ya ni tiene sentido pensar que un gobierno, aunque sea un dictador, merece volver a ser votado. Lamentablemente, bueno,  Al Asaad parece que festejará otra revuelta por que los partidos opositores no se ponen de acuerdo. Como pasa en todos lados, también. Los sirios están cansados y lamentablemente prefieren volver a vivir en dictadura, según encuestas, que estar a la incertidumbre de un nuevo gobierno, donde los postulados son dos desconocidos. ¿Más vale malo conocido que malo por conocer, dicen? Así parece. 
Están entregados a la conformidad de la falsa paz y no quieren más sangre en sus ya destruidas ciudades. Prefieren la estabilidad y la seguridad de antaño a entregarse a los rebeldes, que dominan   el 60% del territorio. Dos malas salidas. Influenciados, dicen,  por Al Qaeda. Elegir democráticamente no tiene mucho sentido si todos los cambios son malos. 
Todo va a volver a la puta normalidad. Y Estados Unidos sigue metiéndose en el medio. China y Rusia, también. 
Todas las historias se repiten, ganan y pierden los mismos, pero los  muertos son siempre ajenos, simples experimentos, que no tienen nada que ver con esa pelea. Los reyes mandan  al frente a los peones. 

En Gaza, PALESTINA, el horror se aspira todos los días. En la costa de Gaza, donde pescan los encarcelados palestinos que no tienen que comer ni para vender, se reciben bombardeos constantes de los barcos israelíes, que custodian las aguas y funcionan también como bloqueo económico. Bombas al azar, eh, claro, como toda bomba. Que muera el que muera, qué me importa.
En esa parte de la Tierra crecen chicos de nueve, diez años que ya no tienen ningún familiar, que están solos en esta vida. Por  ellos haber muerto en alguna intifada, por haber estado en el maldito lugar de impacto de una de las tantas bombas, o en las calles militarizadas, tantas masacres en esas calles que ya no tienen número ni los muertos nombre; a algunos se los recuerda como mártires, a otros, otro tanto muerto más.
Lo peor, es que toda esta estupidez humana es algo que se siembra y se cultiva, y parece que va a durar un tiempo más en esta historia. Estos chicos que nacen entre anzuelos, con los pies en el barro y escuchando un tiroteo desde el aula de la escuela, no van a sentir otra cosa más que odio y rencor, lo que tanto acompaña a esta disputa, cuando alguno de sus familiares muera. 
Y eso es, con tanta bala y tanta bomba, lo más probable. 
¿Alguien puede, a caso, condenarlos por ese odio? Y más aún perteneciendo a sociedades tan religiosas, tan devotas. Por momentos creo que la religión en estos "países conflictivos" está hecha para que ese desorden social sea llamado orden y se la conozca como la  única manera de vivir. Sinceramente yo no entiendo como pueden creer en un dios que hace más de 100 años no cumple ninguna promesa ni parece escuchar plegarias; más parece sordo, con tanto ruido no puede ser que no escuche nada.

En Estados Unidos la gran mayoría de mexicanos están ahí para cumplir lo que en su país de origen no puede prometer; ¿qué se debe sentir tener que escabullirte por una frontera para poder cumplir tus sueños?

De Brasil, bueno, no me gustaría hablar tanto del tema por que puede que me censuren, je, pero "La alegría es sólo brasilera" me parece, nada más, una bonita frase. Ahora que el Mundial está llegando suenan los tiros de las favelas y la gente está revuelta; la presidenta está haciendo malabares para que todo funcione bien o al menos un poco, o por lo menos que eso parezca.
Hace poco leí una noticia en Internet que hablaba de una nena de siete años, brasilera de los barrios bajos, que se mudó a una de las ciudades capitales y anfitrionas de partidos importantes sólo para ser prostituta de los hombres que trabajaban en la construcción de esos grandes estadios. Cobraba 6, 7 reales, cobraba tanto como su edad. Y decía que a ella le beneficiaba todo esto, por que claro, a los extranjeros les cobraría 27 dólares.
¿A caso es que estamos tan curtidos de todo esto que actuamos como si la historia ya estuviese escrita? 
¿A caso estas verdades en realidad no duelen tanto?
Parece que en este mundo ya nos estamos acostumbrando.

Mural de Paulo Ito, artista brasilero descontento con estas malas prioridades gubernamentales

18 comentarios:

  1. Tal como está el mundo no veo más solución que apuntarse a uno de esos viajes a Marte que se avecinan y que tal vez, si los viajeros se ponen de acuerdo, crear un nuevo mundo más decente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, si, seguramente termine siendo esa la única opción dentro de muchos, muchos años.
      eso si, eso de decente, no lo creo.

      Eliminar
  2. Como vos lo decís al final.... "nos estamos acostumbrando" Por decirlo de algún modo, "no ganamos para sustos y disgustos" "vivimos de drama en drama". Necesitamos generar defensas de algún modo, aferrarse de lo simple y trascendente que nos da la vida no significa escaparse por la tangente, sino todo lo contrario Belén....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seguro: ese es el mejor escudo y la mejor bala, el abrazo y lo lindo que tiene la vida, pero siguen siendo posturas independientes y nunca llegan a sumar tantos puntos como un buen ataque a toda esta conformidad y acostumbramiento.

      Eliminar
  3. Yo nunca me he acostumbrado a eso. Y por eso me agobia más. Y ojo que guerras las tengo yo hasta privadas y cuando salgo a la puerta de casa. El problema no es que nos acostumbremos. Es que no sabemos como frenarlo. Y cuando miras por el retrovisor de la historia te aterra ver que siempre ha sido igual. En fín...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. al fin y al cabo creo que la causa de esta costumbre es no saber cómo frenar todo esto.
      a cada uno, con todas esas guerras personales (que yo también tengo muchas) las bombas le suenan cada vez más lejos.

      Eliminar
  4. La humanidad es muy pequeña todavía. Y como los chiquitos -que son egoístas y mezquinos- les arrebatamos los juguetes a los vecinos, porque creemos que nos pertenecen, que son nuestros. Nos falta dejar de ser tan pequeños, y para eso falta mucho... O no tanto... (Tal vez maduremos de golpe, o dando golpes). Ojalá el mundial no se pueda terminar de jugar, que armen barricadas en la puerta de los estadios, y que se tengan que meter el "espectáculo del fútbol" en el culo. Ojalá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es curioso por que deberíamos ser más niños, pero también menos inmaduros, no?

      Eliminar
  5. La guerra sigue siendo más rentable que la paz, así lo ha sido, y así será, hasta que cambiemos la forma de pensar de 8.000 millones de personas. Pero, eso, claro está, lleva tiempo. Mucho tiempo.

    Saludos Ciber-Sirena.

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, la verdad es que esa conclusión a esta altura me parece bastante acertada.

      Eliminar
  6. no hay que perder la fe. La unica diferencia que hacemos la hacemos desde nuestro pequeño aporte individual al colectivo humano: La arena es un pedacito pero hay montañas de arena, dice Yupanqui-

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el artículo y muy completo, pero el mundo ha sido y seguirá siendo una mierda, porque los poderosos quieren ver a la gente jodida. Las guerras para eso se inventaron, para que la gente sufra, porque los que las provienen, son a los que menos le salpica el dolor y sufrimiento.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me hiciste recordar a una película...
      mmmmmmmm..
      -piensa-
      no no me acuerdo, pero trataba de ricos que agarraban gente normal sólo para torturarla por que sí, y hacían apuestas, ja.

      Eliminar
  8. Egoísmo, ceguera...a veces nos dejamos llevar por eso. Uno en la comodidad de su hogar no siempre piensa en cómo será la vida de aquellas personas que son sometidas a guerras y quilombos constantemente en otra parte del mundo, pero lo cierto es que existe, y que no, no nos cuidan de la manera en la que deberían, o prometen, o se supone. Ojalá esto no nos sobrepasara y fuese parte del pasado, que más que bombas en las calles hayan pibes jugando a la pelota, o a la escondida, o a lo que se les plazca.
    Mejor escrito no pudo estar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo más triste es que lejos de quedarse en el pasado, es muy tapado y constante en el presente.
      gracias preciosa :)

      Eliminar
  9. Tremendo post. Terrible pero tan real. A mi me duele bastante todo lo que pasa, me duele que acá los noticieros locales ni informen de esos dramas de otros países (seguramente porque vende menos que el casamiento de wanda)... me duele que seamos indiferentes como sociedad... me duele que haya gente a la que no le importe lo más mínimo tomar decisiones que pueden arruinar muchas vidas. Es muy triste. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es justamente eso a lo que voy; como duele ser tan indiferente y a la vez aun siendo consciente, saber que no se puede hacer tanto como uno quisiera..
      es terrible que los medios de comunicación le den tanta bola a lo que "esta de moda" y no a lo que realmente necesita ser comunicado y difundido.
      lo peor es que esas personas que mencionas, se deben ir a dormir con la consciencia tranquila...
      ojala que no, que no puedan dormir jamas.
      pero bueno, sabemos que en esta vida no abundan los finales felices...
      gracias por visitarme :) un beso para vos

      Eliminar