13 jun. 2014

Corazón animal

Recordando todas estas malas cosas, mientras alistaba el baúl de José Arcadio, Úrsula se preguntaba si no era preferible acostarse de una vez en la sepultura y que le echaran la tierra encima, y le preguntaba a Dios, sin miedo, si de verdad creía que la gente estaba hecha de fierro para soportar tantas penas y mortificaciones. Preguntando y preguntando iba atizando su propia ofuscación, y sentía unos irreprimibles deseos de soltarse a despotricar como un forastero, y de permitirse por fin un instante de rebeldía, el instante tantas veces anhelado y tantas veces aplazado de meterse la resignación por el fundamento, y cagarse una vez en todo, y sacarse del corazón los infinitos montones de malas palabras que había tenido que atragantarse en todo un siglo de conformidad. 

-¡Carajo! -gritó.
Amaranta, que empezaba a meter la ropa en el baúl, creyó que le había picado un alacrán.
-¡Dónde está! -preguntó alarmada.
-¡Qué!
-¡El animal! -aclaró Amaranta.
Úrsula se puso un dedo en el corazón.
-Aquí. -dijo.



 Cien años de soledad, de Gabriel García Marquez.

12 comentarios:

  1. Es un gran libro, sin duda la obra maestra de García Marquez.
    A medida que van pasando las generación de Buendia, el libro va volviendose melancolico. Como en el fragmento que citás. Ya algunos personajes van planteando la idea de tiempo como algo demoledor.
    En una de sus reflexiones, Ursula se muestra, es mi opinión, un tanto injusta con su hijo Aureliano Buendía, creyendolo incapaz de sentir. Y no lo es. Es alguien capaz de sentir indignación, también de sentir melancolía por lo que pudo ser y no fue. Por una mujer, cuyo nombre no supo, que algun tiempo después supo que estaba muerta. Y entonces el saber que podría haber sido feliz con ella le arruinó el día. ¿Es posible que García Marquez haya conocido mal a uno de sus mejores personajes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no sea conocerlo mal si no llevar su memoria y su intimidad con el personaje por otro lado. Es verdad que a medida que van pasando los nombres y las historias se repiten a Ursula la invade un sentimiento de tristeza, que se desenvuelve en todo el libro. Por momentos sentía que el libro y la historia era el círculo vicioso que vivía hasta vieja Úrsula, pero luego me di cuenta de que ella moría, aún siendo invisible en todas las tinieblas de la historia.
      Una obra maestra, es verdad, de la literatura latinoamericana y de García Marquez, que ojalá siga escribiendo en donde sea que esté. Mi libro favorito, hasta el momento, también.

      Eliminar
  2. Uno de los mejores libros que he leído.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es impresionante! Hasta extraño a los personajes, con eso le digo todo.

      Saludos, malquerida!

      Eliminar
  3. Es asombroso como escribía tan bien Gabo sin necesitar puntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA, es verdad. Por momentos cuando transcribía el texto decía "che, y si pongo algunos puntos para que se entienda mejor?" y después decía "no, está escrito así, y qué bien escrito que está".

      Eliminar
  4. Recuerdo que cada página y cada párrafo valían lo suyo, que por eso admite relecturas. La demostración de que una obra maestra no depende del tiempo que le dediques sino del talento que te haya tocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo el libro lleno de señas y párrafos marcados, es verdad, todos tienen mucha magia y merecen ser leídos una y otra vez.

      Eliminar
  5. Cuando leí por primera vez Cien años de soledad escribí en una libreta justo este párrafo. Son palabras tan extremadamente bien escogidas que punzan el corazón como a Úrsula.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éstas y otras, excelentes todas sus palabras.
      Besos para vos :)

      Eliminar